A la hora de hablar bien una lengua, es necesario conocer el significado de las palabras, así como su correcta pronunciación. Quizás este es el punto que más cueste a la hora de aprender un idioma. Produce miedo o sensación de fracaso si decimos algo que no esté correcto. Sin embargo, ¿Cómo aprender los niños? Los niños son como esponjas que lo absorben todo desde bien pequeños. En las clases, son activos y participativos. No tienen miedo a equivocarse o a decir algo mal dicho.

No obstante, los adultos si tienen miedo al fracaso. Entonces como docentes debemos plantearnos que los mayores pierdan el miedo a la vergüenza. Para ello, nuestras clases deben ser muy empáticas y ayudar al máximo a nuestro alumno para que pueda desenvolverse bien sin prejuicios.

¿Qué creéis que es más importante la gramática o la fonética? Para poder pronunciar bien las palabras necesitamos conocer su origen o su escritura. Asimismo, es necesario saberlas escribir bien para poder entender su significado al completo. Tanto en inglés como en español para extranjeros, el docente ha de impulsar metodologías innovadoras para su correcto uso.